generos No llores por mí, Inglaterra